Lobbying es esencial para el desarrollo de las políticas públicas. Permite a una empresa, un grupo empresarial o un grupo de ciudadanos (Sindicato, ONGs, etc.), proporcionar a actores públicos con información que sea relevante y pertinente con relación a tanto las consecuencias como el potencial alcance de las disposiciones legislativas o reglamentarias.
Nosotros creemos que todos deberían tener la oportunidad de hacer que sus posiciones y análisis sean conocidos por los actores públicos relevantes, que son los que tienen el poder de alcanzar el equilibrio justo entre varios intereses.
Pero aun así, los riesgos de abuso existen y desafortunadamente han sido constatados en el pasado.
Por esto, nuestra consultoría ha adoptado una Carta Ética, que cada consultor firma cuando comienza su colaboración con nosotros.


En nuestro trabajo, estamos comprometidos a:


  • Cumplir con todos los provisos de la Carta Ética de la Asociación Europea de Empresas de Derecho de Asuntos Públicos (EPACA, disponible aquí http://epaca.org/en/code-of-conduct/text-of-code/), que hemos firmado.
  • Rechazar cualquier acuerdo, emprendimiento o iniciativa contraria a las leyes y regulaciones vigentes, o que tenga un carácter ilícito o con relación a una actividad ilegal, o que sea moralmente reprensible.
  • Señalar a nuestros clientes cualquier riesgo de conflicto de interés que pueda existir al inicio del encargo o que pueda aparecer en cualquier momento durante dicho encargo. En cualquier caso, negaríamos cualquier encargo que pudiera poner a la consultora en posición de defender a dos clientes con intereses en competencia o contrarios.
  • Trabajar sólo dentro del marco de un mandato claro, establecido con el cliente y aprobado por el cliente. Cada mandato reitera la existencia de esta carta ética.
  • Cuidadosamente respetar la confidencialidad de toda la información recibida de nuestros clientes.
  • Cada consultor de nuestra oficina está libre de cualquier oficina electiva política, sea nacional o europea, así que como cualquier empleo en un gabinete ministerial, una asamblea parlamentaria o en una función pública territorial, nacional o europea.
  • Declarar en todos los contactos establecidos con representantes de las autoridades públicas los intereses representados por la consultoría que motivan el contacto.
  • Proveer los servicios a los que hemos sido asignados.
  • Garantizar a nuestros clientes que todos los consejos que proporcionamos se realizan de manera independiente ya que nuestra consultoría es propiedad exclusiva de los miembros asociados.
  • Proporcionar a nuestros clientes los más altos estándares de eficiencia en nuestro trabajo, además de información de alta calidad, confiable, honesta y completa.