El lobbying es necesario para la elaboración de las políticas públicas. Permite a una empresa, un grupo de empresas o un grupo de ciudadanos (sindicato, ONG, etc.) proporcionar a los responsables públicos información fiable sobre las consecuencias y el alcance de los actos legislativos o reglamentarios, ya sean vigentes o futuros.
Estamos convencidos que todos deberían tener la oportunidad de hacer llegar sus posiciones y análisis a los responsables públicos, que son los únicos que disponen del poder de encontrar un equilibrio adecuado.
No obstante, los riesgos de abusos existen y desafortunadamente han sido constatados en el pasado.
Por esta razón, nuestra consultoría ha adoptado una Carta Ética, que cada consultor firma cuando comienza su colaboración con nosotros/


En nuestro trabajo, estamos comprometemos a:


  • Cumplir con todas las exigencias de la Carta Ética de la Asociación Europea de Empresas en Asuntos Públicos (EPACA, disponible aquí https://epaca.org/epaca-charter/), que hemos firmado.
  • Rechazar asociarnos con cualquier reflexión, acción o iniciativa contraria a las leyes y regulaciones vigentes, o que tenga un carácter ilícito o con relación a una actividad ilícita, o que sea moralmente reprensible.
  • Señalar a nuestros clientes cualquier riesgo de conflicto de interés que pueda existir, tanto al inicio de nuestra misión como si apareciera durante su transcurso. En cualquier caso, rechazaríamos cualquier misión que pudiera poner a la empresa en posición de defender a dos clientes cuyos intereses compiten o se oponen.
  • Trabajar sólo en el marco de un mandato claro, establecido con el cliente y aprobado por él. Cada mandato reitera la existencia de esta Carta Ética.
  • Respetar escrupulosamente la confidencialidad de toda la información recibida de nuestros clientes.
  • Que ningún consultor de nuestra empresa ejerza mandatos electivos políticos nacionales o europeos, ni empleos en un gabinete gubernamental, una asamblea parlamentaria o en la función pública territorial, nacional o europea.
  • Declarar, en el marco de cualquier contacto que establezcamos con representantes de las autoridades públicas, cuáles son los intereses representados por la empresa que motivan dicho contacto.
  • Proveer directamente los servicios para los que se nos ha dado un mandato.
  • Garantizar a nuestros clientes que todos los consejos que proporcionamos se realizan de manera independiente, ya que nuestra consultoría es propiedad exclusiva de los miembros asociados que trabajan en ella.
  • Proporcionar a nuestros clientes los más altos estándares de eficacia en nuestro trabajo, así como una información de calidad, fiable, honesta y rigurosa.